La comida enlatada no pierde sus nutrientes.

¿Quién no quiere estar saludable y vivir por muchos años? Cada vez son más las personas en el mundo que buscan migrar de un estilo de vida lleno de hidratos de carbono y frituras a uno que tenga más frutas, verduras y proteínas. Una opción perfecta para comenzar a añadir a tu dieta son los alimentos en conserva. Dichos productos no poseen ni aditivos ni conservantes adicionales, por lo que tu calidad de vida mejorará considerablemente.

Aunque los enlatados están rodeados de algunos mitos que indican que, por estar encerrados en la lata el producto pierde gran parte de sus nutrientes, hay muchos argumentos que refutan esa afirmación.

Por ejemplo, los alimentos que se colocan en conserva son cultivados y se recogen frescos para ir directo a la lata, por lo que no pierden sus nutrientes, al destaparla estarás consumiendo todos los componentes orgánicos del producto. Estos no necesitan conservantes ni químicos adicionales para mantener su frescura.

Las latas donde son colocados los alimentos están hechas de acero o aluminio y están revestidas con un barniz de tipo alimenticio que preserva el producto, este no permite cambios en el alimento, ni que absorba ningún componente del material del envase.

Los alimentos y líquidos de las latas están herméticamente cerrados, por lo que están protegidos contra microorganismos, rayos solares y otros elementos que pudiesen dañar la composición del mismo.

Las latas son muy resistentes a los impactos por lo que, si se cae, el alimento no sufrirá contaminación, por eso estos envases son considerados como los más aptos para el resguardo de productos. De igual forma, las latas reciclables son ideales para cuidar el medio ambiente.

 

Cómo se enlatan los alimentos.

 

En esta fase se garantiza que el mayor número de nutrientes se conserve en los alimentos, porque en general el procesamiento de los mismos se lleva acabo en sólo 2 horas. La preservación nutricional y sanidad es aún más eficiente que cuando cocinamos la comida en casa.

Por medio de las técnicas que utilizan en la industria de los enlatados se puede hacer un control efectivo, para que la frescura del producto, vitaminas y minerales se mantengan hasta que sea consumido.

Para que estés más claro de cómo se realiza el proceso de enlatado, aquí te dejamos un breve paso a paso:

  • El alimento, ya sea fruta, verdura, pescado u otro llega al lugar de procesamiento.
  • Previamente el comestible pasa por una revisión física, química y sensorial, esto para evitar que el producto esté golpeado, en mal estado u otra característica que pueda dañar la calidad del enlatado.
  • Los alimentos pasan a la fase de lavado, pelado y cortado, aquí se eliminan las partes que no se quieran incluir en el proceso.
  • Luego de forma inmediata son cocidos el tiempo adecuado para anular las enzimas que podrían dañar el alimento, esta técnica favorece la conservación del sabor y color.
  • Los alimentos se ponen en latas y pasan a ser selladas, para después ir a la esterilización térmica comercial. En este caso la temperatura se adecua al tipo de producto y la acidez que este tenga.
  • Las latas se etiquetan y apilan, para luego llevar al destino en donde serán vendidas al público.

 

Ventajas de la comida enlatada.

 

Muchas son las ventajas que podemos encontrar al consumir alimentos enlatados o en conserva, entre ellas:

  • Puedes contar con tener a la mano gran variedad de alimentos durante todo el año. Los enlatados te darán la posibilidad de cocinar o ingerir los productos que tanto te gustan, sin importar si es temporada o no.
  • Si trabajas muchas horas al día, no te da tiempo de cocinar, pero te gusta cuidar de ti y los tuyos, entonces los enlatados son una excelente opción porque no contienen conservadores artificiales, con ellos puedes preparar ricas recetas, fáciles, saludables y en la mitad del tiempo.
  • Comidas creativas, con los enlatados puedes diversificar la forma en la que preparas los alimentos, al encontrar mucha variedad de productos en latas, podrás hacer menús únicos y diferentes cada vez, incorporando la variedad que consigas en el mercado.
  • Puedes probar alimentos provenientes de otros lugares para ampliar tu paladar.
  • El precio de los enlatados te permitirá ahorrar dinero, porque su costo tiende a ser menor que el de los productos frescos. De igual forma, con los productos en conserva estarás consumiendo gran cantidad de nutrientes.
  • Las latas no dejan residuos perjudiciales en los alimentos, por lo que puedes consumir los productos con seguridad.
  • Te sacan de apuros en caso de algún imprevisto, si tu cocina falla los enlatados podrán contribuir con tu alimentación mientras solucionas el problema. También si vas de paseo y quieres ir ligero de equipaje, puedes meter en tu bolso unas cuantas latas y pasar el día despreocupado de tener que cocinar fuera de casa.
  • Invitados inesperados, prepara un platillo rápido y delicioso combinando alimentos en conserva con otros ingredientes y quedará muy bien.
  • Si estás a dieta y te llega la ansiedad por devorar todo a tu paso, lleva contigo un enlatado para saciar el hambre de forma saludable y sin remordimientos.
  • Con estos alimentos tendrás higiene garantizada.
  • Los productos en la lata se pueden conservar por largo tiempo y podrás consumirlos a temperatura ambiente.

 

Aportes a la salud de los alimentos enlatados.

 

Algunos de los beneficios que aportan las comidas enlatadas al organismo, son la presencia de polifenoles que funcionan como antioxidantes y el licopeno agente químico que da el color rojo a frutas y verduras, que actúa como aliado para prevenir diversos tipos de cáncer, además esta sustancia mantiene en bajos niveles del colesterol LDL llamado (colesterol malo).

En el caso del tomate que contiene una importante cantidad de vitamina C, se preserva muy bien en el procedimiento de enlatado. También posee niveles importantes de caroteno que tiene presencia de vitamina A.

Así mismo, el tomate en lata cuenta con mayores valores de licopeno comparado con el alimento fresco. Esto pasa porque durante el proceso de calor en el que se esteriliza el producto enlatado, se potencia el nivel celular, lo que ocasiona una transformación que permite que nuestro organismo asimile más rápido y de forma eficiente los nutrientes del producto.

También los tomates enlatados reportaron mayores niveles de calcio, por el tratamiento que se le da durante el proceso de enlatado.

Estudios demuestran que existe más presencia de polifenoles en alimentos enlatados que en los que están frescos. Como, por ejemplo, la piel de melocotones, manzanas y las peras en conserva, este derivado también está presente en los líquidos que las preservan por lo que se puede aprovechar el jugo para hacer un saludable batido.

El maíz incrementa significativamente la luteína durante la cocción, que se conoce como otro tipo de antioxidante. El maíz enlatado es altamente rico en luteína. Consumir este producto de la forma tradicional, comprar la mazorca, pelarla y luego desgranarla, deriva en más costo y tiempo para su preparación, por lo que es mucho más práctico y contribuye a una alimentación saludable ingerirlo en la lata.

Las zanahorias son otras verduras que potencian su nivel de vitaminas con la cocción durante el enlatado, porque se incrementa el contenido de betacarotenos, que se convierte en vitamina A cuando es procesada por el organismo.

Los nutrientes, vitaminas y minerales de los productos que han sido enlatados no cambian. En el caso del pescado, el Omega 3 se mantiene y la fibra del pescado se hace más fácil de digerir por el proceso de cocción al que es sometido al ser enlatado.

Las sardinas enlatadas reblandecen sus espinas y pasan a ser un pescado muy rico en calcio.

 

Gastronomía en una lata.

 

Las comidas enlatadas eran consideradas como el último recurso a utilizar cuando no había nada más para comer, hoy en día con la revolución culinaria, podemos encontrar en una pequeña lata valiosos platos gourmet que deslumbrarán a más de un comensal.

En España se colocan en conserva innumerables preparaciones, que pueden ser servidas como verdaderos platos principales o entradas para celebraciones.

Estas especialidades culinarias han variado con el pasar del tiempo, no sólo la forma en que son preparadas sino también en el costo, de acuerdo a la procedencia que tenga el alimento. Sin dejar atrás una alimentación sana y equilibrada, las conservas aportan más que eso, son una forma de agasajar el paladar más exquisito y de dejar boquiabiertos a los escépticos que desdeñan a estos alimentos.

Podrás conseguir mejillones de tipo escabeche, ventresca de bonito con aceite, berenjenas en vinagre, anchoas y muchos más.

Los productos en conserva de este tipo se han convertido en favoritos, porque algunos de estos alimentos perfeccionan su sabor y textura una vez que son enlatados, además aumentan las propiedades beneficiosas para el organismo. Como se conservan frescos por más tiempo, en el lapso en que la lata no ha sido abierta, se transforman en verdaderas obras de arte de degustación.

Si te gusta innovar y al mismo tiempo cuidarte no pierdas la oportunidad de llevar estos alimentos a tu mesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *